FELITIA es una plataforma que
te ayuda a ser más feliz
equilibrando tus cuatro cuerpos
Login
Mi cesta ( 0 ) vacío

Ningún producto

Envío gratuito! transporte
0,00 € Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos: (tasas incluídas)
Total envío: (sin IVA) Envío gratuito!
Total (tasas incluídas)
Continuar la compra Ir a la caja

LA INVOLUCIÓN HUMANA


Una vez eliminadas la filosofía y el álgebra en las escuelas, es conveniente recordar cuán cerca estamos de la barbarie en cada generación.

LA DECADENCIA DE LA SOCIEDAD ES POSIBLE

Los ‘ooparts’ son objetos encontrados en la actualidad que pretendidamente demuestran que en tiempos prehistóricos, la raza humana disponía de un conocimiento tecnológico avanzado que no se corresponde a lo que nos cuentan los libros de historia.

Objetos imposibles, encontrados en naufragios o estratos precámbricos que desafían toda lógica. Ejemplos pueden ser la antiquísima máquina de Antikitera (1) descubierta en 1901 en un naufragio, las ‘baterías’ de Bagdad (2) desaparecidas durante la II guerra de Irak, el pájaro-avión de Sakkara, o el anillo-reloj encontrado en una tumba de la dinastía Ming.

Su descubrimiento siempre queda envuelto en una polémica científica que hace muy difícil discernir su autenticidad y su datación cronológica histórica.

Pero aquí no hablaremos de ooparts, sino que veremos tecnologías y artefactos sobre los que la comunidad científica no tiene dudas respecto su datación, origen y funcionalidad.

Estos métodos de curación, construcción o desarrollo tecnológico fueron olvidados, su conocimiento desapareció, siendo redescubiertos siglos, incluso milenios, más tarde.

Os presentamos tres de ellos:


1. INSTRUMENTAL OFTALMOLÓGICO ROMANO


La medicina de campo de batalla romana era tan avanzada, que, durante su apogeo, la esperanza de vida promedio para los hombres se alargó por primera vez en la historia

En 1854 se descubrieron en Rheims, los instrumentos del oculista romano Gaius Firmius Severus.

Desde entonces, varios objetos similares correspondientes a la época romana destinados al tratamiento de diversas dolencias oculares han sido descubiertos por los arqueólogos. Concretamente, nos referiremos aquí a los instrumentos necesarios para solucionar con éxito cualquier operación de cataratas, es decir, la progresiva opacación del cristalino del ojo.

Algunos de ellos disponen de una ejecución tan precisa y unas líneas de diseño tan bellas, que podríamos decir que se tratan de verdaderas obras de arte adelantadas a su tiempo.

El que más llama la atención es un artilugio compuesto de 2 agujas en una (foto superior). La interior separaba la catarata del cristalino del afectado, desplazándola fuera del ángulo de visión. Esta técnica, inventada por los egipcios se conoce como Técnica de la Reclinación.

La aguja exterior (que actuaba como funda de la primera), tenía forma de cánula con un agujero tipo aguja de coser en un lado. Una vez retirada la aguja interior, servía para aspirar dicha catarata si volvía a su sitio de nuevo, entorpeciendo la visión (aunque se requería un ayudante con una gran fuerza pulmonar).


"Si permanece allí, la curación es completa: si vuelve repetidamente a su posición anterior, debe romperse y cortarse en pedazos con las mismas agujas"Cornelius Celsus (33 d.C)


El instrumental necesario para efectuar dicha operación sin las complicaciones de una infección local, requirió unos estándares de precisión y calidad tales, que la humanidad no volvió a conocer algo igual hasta más de ¡1.300 años! después, a través de la invención de los mecanismos del reloj, inventado por el abad de San Albano, Richard de Wallingford, hacia 1326.

Dicha técnica de curación de las cataratas por aspiración, no fue retomada por los oftalmólogos contemporáneos hasta 1815, cuando el cirujano americano Philip Syng volvió a utilizarla en sus operaciones.

2. LA PUZOLANA: EL SÚPER-CEMENTO EGIPCIO


El Coliseo fue construido en menos de 10 años gracias a los esclavos judíos provenientes de la revuelta que hubo 37 años después de morir Jesucristo.

En su construcción fue utilizada la puzolana, un material parecido al hormigón con el que los romanos levantaron el Coliseo. Era mucho más resistente que el hormigón actual, debido a la inclusión en su fórmula de ceniza volcánica negra o roja.

La composición de la puzolana se perdió durante los 1.000 años de la Edad Media europea, la Era de la Oscuridad.

Además su construcción era mucho más sostenible que el hormigón actual, (mucho más contaminante e infinitamente menos resistente, puesto que se dice que el actual y recién estrenado estadio de Wembley tendrá una vida útil de no mucho más de 100 años, contra los 2.000 años que ya lleva el Coliseo en pie).

Pero lo más increíble es que existen evidencias de la presencia de este tipo de cemento en muchas partes de las Grandes pirámides de Egipto, hace 6.500 años.


3. USO DE LA ELECTRICIDAD EN EGIPTO


En las profundidades del templo egipcio de Dendera se encuentra una de las representaciones de lo que muchos consideran unas enormes bombillas funcionales. El bajorrelieve se encuentra en una cámara subterránea prohibida a todos aquellos que no fueran altos sacerdotes.

Nótese el extremo del ‘cable’ el cual termina en una flor de loto como ‘casquillo’. El loto solo se abre con la luz del sol y se cierra en su ausencia, lo cual indica que el extraño conjunto desprendía luz. También se aprecia un ‘filamento’ en forma de serpiente, filamento que al ponerse incandescente proporcionaría luz a los artesanos encargados de los bajorrelieves. 

Aquí tenemos una representación de lo que podría corresponder a su uso que realizó el equipo de Ancestral Aliens:

Abajo vemos un ‘Tubo de Crookes’, uno de los primeros intentos de la tecnología moderna para producir luz mediante métodos artificiales relacionados con la electricidad, inventado por William Crookes alrededor de 1870.

El parecido es sorprendente, aunque el tubo de Crookes era altamente ineficaz debido al hecho de que carecía de un filamento que se pusiera incandescente (cold cathode), lo que proporcionaba una luz difusa y tenue.

En el bajorrelieve del Templo de Dendera también se aprecia un conjunto formado por cuatro elementos unidos que, si se corresponden con una representación de un objeto real, parece que está perfectamente mecanizado mediante algún tipo de torno o maquinaria industrial.

Históricamente se desconoce cómo es posible que los antiguos egipcios iluminaran de forma tan perfecta el interior de sus tumbas y templos. Para dibujar, esculpir y pintar sus representaciones de escenas divinas y cotidianas, se necesitó gran cantidad de luz de calidad. Prácticamente no se ha descubierto humo antiguo procedente de antorchas en los techos de las habitaciones.

El humo observado en algunos templos y tumbas, provenía de los saqueadores de tumbas, residentes modernos, y de los primeros arqueólogos.

Aunque se dice que los techos de los templos egipcios eran posteriormente pintados para esconder dicho humo, cualquiera que ha utilizado una antorcha sabe que el aire se volvería irrespirable a los pocos minutos de encenderla en sitios subterráneos tan reducidos y tan poco expuestos a corrientes de aire.

Además, el oxígeno disponible se consumiría rápidamente, dejando expuestos a los artesanos a una muerte cierta.

Tampoco el aporte de luz mediante espejos para reflejar la luz del sol a tanta profundidad es viable, puesto que en esa época histórica no existían. Utilizar láminas de cobre pulimentadas (mucho menos eficientes) para reflejar el sol, tampoco es una opción, puesto que los estrechos pasillos impedirían los necesarios cambios de posición de los metales debidos al movimiento del astro rey en su viaje diario por el espacio, (en la foto superior podemos apreciar una especie de farolas unidas por cables a una fuente de energía).

Otros ejemplos de estructuras mecanizadas unidas a cables han sido encontrados por todo Egipto, lo que presenta una inquietante pregunta.

Si los antiguos egipcios conocían el uso de la electricidad mediante la utilización de baterías tipo “las pilas de Bagdad” y representaban unas bombillas con casquillos, cables y filamentos perfectamente identificables…

¿Cómo es posible que ese conocimiento fuera ocultado o se perdiera durante milenios?

Luis Boleda es el coordinador espiritual de FELITIA GLOBAL COACHING®, instructor en Mindfulness y autor del libro "La Wifi de Dios"

 Volver a Cuerpo Mental