felitia es una plataforma que
te ayuda a ser más feliz
equilibrando tus cuatro cuerpos

 Buscar en Felitia
registro / login
Mi cesta ( 0 ) vacío

Ningún producto

Envío gratuito! transporte
0,00 € Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos: (tasas incluídas)
Total envío: (sin IVA) Envío gratuito!
Total (tasas incluídas)
Continuar la compra Ir a la caja

Espiritual

CARL GUSTAV JUNG

 

¿QUIÉN FUE CARL GUSTAV JUNG?

 

“En cada uno de nosotros hay otro al que no conocemos”

Carl Gustav Jung fue, antes que médico, psiquiatra, filósofo y buscador incansable, un científico riguroso.

Estudioso de la psique humana, su vocación de científico observador le hizo ser pionero en multitud de campos de investigación para comprender el origen de los desequilibrios en el comportamiento humano.

Fue fundador de la Escuela de Psicología Analítica, también llamada Psicología de los Complejos, y Psicología Profunda. Profesor en las Universidades de Zúrich y Basilea.

LOGROS DE SU INVESTIGACIÓN

  • Por ejemplo aplicó el “Experimento de la Asociación de palabras”, en el estudio de la psicología, por cuyos éxitos fue invitado a la Clark University de Estados Unidos, donde le concedieron todos los honores.
  • En sus experimentos de asociación de palabras, fue uno de los introductores del galvanómetro para medir la respuesta eléctrica de la piel humana ante preguntas comprometidas, (lo que posteriormente se convertiría en el polígrafo policial, como aparece en la película “Un método peligroso”).
  • Junto con el neurólogo Sigmund Freud, (nunca fue alumno, sino colaborador, incluso se cree que fue Freud quien copió a Jung varias de sus ideas), ambos científicos desarrollaron y defendieron como una sola persona la Teoría del Psicoanálisis, siendo Jung el primer presidente y co-fundador de la Asociación Psicoanalítica Internacional.
  • Desarrollaron conjuntamente la validez de la teoría del Inconsciente, pero pronto se separaron debido a sus diferencias teóricas respecto a la importancia de la libido sexual, y del incesto como como única etiología (causa) de todas las neurosis humanas, (como defendía Freud).
  • Posteriormente desarrolló la aclamada “Teoría de los Tipos Psicológicos” (1913), la constatación de que no todo el mundo piensa de la misma manera. Otras aportaciones de gran peso fueron la “Teoría del Inconsciente colectivo”, y la “Teoría de la Sombra Junguiana”, así como el concepto “Ánima y ánimus”, el concepto de las “Sincronicidades”, y el “Complejo de Electra”.
  • Pero, ante todo comprendió que los procesos de neurosis se desarrollan en la persona a través del sentimiento de pérdida de tiempo, de vacío existencial, de falta de respuestas ante las cuestiones básicas de la existencia humana. Al proceso de búsqueda de sentido (propósito), que todos debemos emprender tarde o temprano para llenar ese vacío existencial, lo llamó: “PROCESO DE INDIVIDUACIÓN”.

 

BREVE BIOGRAFÍA DE CARL GUSTAV JUNG

 

Jung nació en Kesswil, Suiza, el 26 de julio de 1875. Murió en el año 1961.

Durante toda su infancia, la religión, Jesús, el diablo y la figura de Dios, ocuparon un lugar importante en los pensamientos diarios del futuro científico.

Después de una infancia particularmente difícil en la que fue un niño solitario, pudo graduarse en medicina después de superar muchas penurias económicas en las que entró su familia después de la muerte de su padre, Paul Achilles Jung, clérigo en una iglesia reformada suiza (una división del protestantismo).

Pasada la adolescencia, un joven Jung iba pagando sus gastos universitarios vendiendo joyas que obtuvo de una herencia familiar. Aún así un tío paterno tuvo que sufragarle parte de esos gastos. Jung terminó la carrera debiéndole 3.000 francos de entonces. Pero la humanidad le debe mucho más.

CURIOSA HERENCIA PARAPSICOLÓGICA

Doctorado en psiquiatría en 1905, Carl Gustav Jung, tuvo una infancia marcada por los acontecimientos parapsicológicos. Su biógrafa Aniela Jaffé, menciona algunos en "Recuerdos, sueños y pensamientos":

  1. Su abuela materna estuvo muerta durante 36 horas cuando tenía 18 años, “resucitando” y obteniendo desde entonces el don de la “segunda visión” (mediumnidad).
  2. El abuelo materno de Jung, Samuel Preiswerk, hablaba de forma cotidiana con el espíritu de su primera mujer fallecida, a la que reservaba su silla favorita en su estudio.
  3. De su madre, Emilie Preiswerk, el mismo Jung dice en su autobiografía que tenía dos personalidades, una dulce y amable, y otra (la personalidad número 2, como él mismo la define), algo ominosa, oscura, como si estuviera en contacto con otras realidades más profundas. De ella se decía que podía hablar con su hija muerta, (una hermana de Jung fallecida en la adolescencia). En su familia hubo 6 sacerdotes, más los dos de la familia del padre de Jung (además del mismo progenitor).
  4. Una prima de Jung resultó ser una buena médium durante un tiempo. El científico asistía a sus reuniones espiritistas, llegando a basar su tesis doctoral en dichas experiencias.
  5. El mismo Jung experimentó una ECM (Experiencia Cercana a la Muerte), en la que se vio fuera de su cuerpo y tuvo una serie de revelaciones que explicamos en este artículo.

Jung conoció a su futura mujer Emma Rauschenbach (con la que estuvo casado durante 53 años), cuando ésta aún era muy joven (14 años). La primera vez que la vio, estuvo seguro que ella sería su esposa;

“Estaba profundamente impresionado, pues solo la había visto un breve instante, pero había sabido con absoluta certeza que sería mi mujer”.

 

Y así se lo manifestó a un amigo de estudios que estaba con él en ese momento, el cual se burló del joven Jung. 6 años después, la joven le daría calabazas... (en primera instancia).

 

JUNG Y LAS CUESTIONES AL BORDE DE LA CIENCIA CONVENCIONAL

 

Como científico, nunca tuvo miedo a considerar cualquier opción que pudiera explicar las grandes preguntas que se ha hecho la humanidad desde que el ser humano ha tenido uso de razón.

 “He visto con mucha frecuencia que las personas* se vuelven neuróticas cuando se conforman con respuestas insatisfactorias o falsas a las cuestiones de la vida […] Su vida no tiene contenido satisfactorio alguno, ningún sentido” - Recuerdos, sueños, pensamientos (pág. 171).

*”hombres” en el original

Además del estudio de la psique humana, otros campos de su estudio fueron la existencia del alma humana, la realidad de Dios, el significado de los mandalas, la misma reencarnación, o los efectos del misterioso karma. Todas esas nuevas creencias que llegaban de oriente y que se pusieron tan de moda en dicha época, con la llegada a Europa de Krishnamurti o en Estados Unidos, con el establecimiento allí de Yogananda o el mismo Osho.

 

JUNG EL ESCÉPTICO

 

Aunque Jung fue atacado por su tendencia a ser tan filósofo como psiquiatra, no siempre estuvo a favor de todo lo que oliera a espiritualidad...

Su capacidad para descubrir herramientas útiles para sanar la sociedad occidental, y su amor por todo lo que pudiera ayudar verdaderamente en el despertar del Proceso de Individuación, le hicieron ponerse en guardia contra el “espejismo” que suponía importar (directamente y sin capacidad crítica), todas las creencias de la sociedad hindú, directamente a la sociedad occidental.

Perspicaz como siempre, Jung nunca estuvo totalmente de acuerdo en que las “migajas de oriente” como él las llamaba, pudieran ser completamente trasplantadas a occidente.

Aquí las circunstancias y el ritmo de vida de las personas era, y es, totalmente distinto, de las circunstancias en las que se desarrollaron esas doctrinas.

Máxime cuando en nuestra propia sociedad había otros valores dignos de ser tenidos en consideración, como la fraternidad, la caridad, o la justicia social. De hecho, la India es conocida por su sistema de castas, tremendamente injusto y que condena a una persona a una vida de penurias y humillaciones por el mero hecho de haber nacido en una casa o en otra. Una sociedad avanzada espiritualmente no permitiría ese hecho.

En palabras de Stephan A. Hoeller en su libro “Jung gnóstico”:

“Jung mantenía que la búsqueda de la sabiduría en Oriente, casi había logrado confundir a la mente occidental y que, de hecho, esa búsqueda seguía llevando por el mal camino a innumerables personas [...] Los occidentales no deberían imitar irreflexivamente el pensamiento de las grandes culturas orientales”


Hoeller nos explica el porqué de las reticencias de Jung:

“El enfoque de gran parte del pensamiento de la India, tanto del hindú como del budista, parece ser la destrucción de la consciencia individual


En pocas palabras, la completa anulación del ego, (no siempre negativo), el hundirse en la masa, el dejar la mente en blanco, (huir de uno mismo, de nuestros propios miedos, en lugar de afrontarlos con decisión), en definitiva, huir de la comprensión de las causas que motivan dichos miedos.

Todo eso podría ser positivo siempre y cuando se hubiera llegado primero a conocerse a uno mismo, a experimentar, a apaciguar la propia neurosis producida por la falta de respuestas a las preguntas trascendentales, (cumplimentando así el propio proceso de búsqueda e Individuación internas).

Para este ineludible proceso de conocimiento de un@ mism@, necesitamos la energía que proporciona el deseo (libido - élan vital), y que todas las disciplinas orientales (sobretodo el budismo), pero también las occidentales, intentan suprimir, al proporcionarnos también sufrimiento-insatisfacción (dukkha).

Jung postula que no se puede hacer una tortilla sin romper los huevos, o sea, no se puede alcanzar lo que en verdad uno es, (la esencia misma de nuestra consciencia-alma), sin tener que pagar un precio por ello, y la moneda de cambio es el deseo:

“Cuando se acaba con el deseo mediante una variedad de métodos de meditación y contemplación, lo que queda es un cadáver psíquico del que ha sido extraída, por medios artificiales, la fuerza cósmica libidinal de la energía vital”

Jung sigue argumentando la no-idoneidad de asumir los métodos orientales ciegamente con una analogía marina que nos explica la rapidez con que los occidentales penetramos en las enseñanzas budistas/hinduistas:

"Aquellos que, al estilo de los piratas que carecen de hogar propio, se establecen en costas extranjeras con la intención de saquearlas, corren el mayor de los peligros: el de perder su alma"

LOS VIAJES DE JUNG

Viajero infatigable, Jung viajó por todo Estados Unidos, donde tuvo oportunidad de conocer las tribus indias y sus ideas acerca de Dios y la trascendencia.

Posteriormente estuvo en el África profunda, viajando a Kenia y Uganda (donde se comunicó con tribus milenarias puesto que dominaba el idioma swahili). Llegó a Sudán, por donde entró a Egipto y finalmente visitó la India, donde tuvo la oportunidad de visitar los milenarios monumentos tántricos de Konarak (Orissa), llegando hasta Colombo, la capital de la antigua Ceilán, (ahora Sri Lanka).

De todos esos pueblos el famoso psiquiatra iba recopilando conversación a conversación, las diferentes percepciones que esos ancianos sabios atesoraban respecto a la naturaleza del hombre y, por encima de todo, sobre la naturaleza de la realidad y del concepto de divinidad.

También cabe recordar que Jung estuvo en contacto con los códices descubiertos en Nag Hammadi, (Egipto) uno de los descubrimientos más importantes de la humanidad respecto documentación histórica de los gnósticos del cristianismo primitivo. Se trata de 13 manuscritos descubiertos casualmente y que narran unos evangelios distintos a los habituales, que sobrevivieron durante casi 2.000 años en una jarra de cerámica sellada en una cueva.
El propio Jung compró a través de su institución, el códice I, siendo de los primeros en publicar uno de los manuscritos, "El  Evangelio de la Verdad", y posteriormente "El Evangelio de Tomás". El origen de los códices es incierto, aunque el profesor F.G. Bazán contempla la hipótesis que pertenecieran a una comunidad monacal fundada por San Pacomio, o con más probabilidad, a una comunidad gnóstica de la zona con lazos con otras comunidades iniciáticas de Alejandría o sur de El Cairo.

 

TERMINAMOS: JUNG Y LA ESPIRITUALIDAD

 

Aun siendo un científico, Jung no rehuía el intento de explicar las estructuras más trascendentes de la realidad. Toda su vida fue una batalla sin cuartel contra todo lo establecido, y no le tembló el pulso al encarar cuestiones “en la frontera”, entre lo empírico y demostrable, y lo espiritual y sutil.

Muchas veces a costa de su credibilidad como científico. Aunque él repetía que lo único importante era descubrir la VERDAD.

"La experiencia religiosa es absoluta. Se escapa a cualquier discusión. Lo único que se podrá decir es que nunca se ha tenido esta experiencia, y la otra persona dirá: "lo siento, pero yo sí la he tenido" Y, con ello, la discusión ha terminado. Carece de importancia lo que el mundo opine sobre la experiencia religiosa; quien la tiene posee el gran tesoro de algo que se ha convertido para él en fuente de vida, sentido y belleza, proporcionando un brillo nuevo al mundo y a la humanidad". (C.G. Jung: Zur Psychologie westlicher undóstlicher Religión, tomo 11, Olten 1971, pág. 116).

 Ejemplos de su valentía respecto a aceptar la espiritualidad como una herramienta de sanación son:

 

1. RESPECTO A LA ESPIRITUALIDAD

 

Jung tuvo a una paciente especialmente difícil, la cual, aunque tenía un abuelo judío y rabino (posible “Zaddiquim” una especie de hombre justo o santo), ella renegaba de la fe judaica, y eso le estaba provocando una profunda neurosis aún sin saberlo ella conscientemente.

La respuesta a su curación provino de un sueño que tuvo Jung, en el que recogía un paraguas del suelo, el cual le había caído a la señora, realizándole una reverencia totalmente inesperada…

“Mi sueño me había mostrado que ella no era una persona superficial, sino que tras ella se ocultaba una santa. [Pero en su vida actual] no conocía sino el intelecto, y por eso su vida era un absurdo. En realidad era una criatura de Dios que debía cumplir sus secretos designios. Tuve que despertar en ella ideas mitológicas y religiosas, pues pertenecía al tipo de personas a las que se exige una dedicación a las cosas del espíritu. ¡Gracias a ello su vida adquirió sentido y perdió todo rastro de neurosis!” (Recuerdos… pág. 171)

 

2. RESPECTO AL ALMA HUMANA Y AL "DIOS INTERIOR"

 “El alma es mucho más complicada y más impenetrable que el cuerpo. Es, por así decirlo, la mitad del mundo que solo existe en tanto se es consciente de ella. Es por ello que el alma no es sólo un problema personal sino del mundo […] el peligro que a todos nos amenaza no proviene de la naturaleza, sino del hombre, del alma de un individuo en particular y de muchos.”

Jung estaba convencido que Dios habita en el interior de cada uno de nosotros.

Tal y como expone en su libro, “Psicología y Religión”:

“Lo que casi cabría denominar una ceguera sistemática es, simplemente, el efecto del prejuicio de que la divinidad se halla fuera del hombre. Si bien este prejuicio es exclusivamente cristiano, ciertas religiones no lo comparten en absoluto. Por el contrario, a semejanza de ciertos místicos cristianos, insisten en la identidad esencial de Dios y hombre, ya en forma de una identidad a priori (ya presente en nosotros), ya como una meta alcanzable mediante ciertos ejercicios o iniciaciones. Como aquellas de que nos habla, por ejemplo, la “Metamorfosis” de Apuleyo, para no mentar ciertos yogas. […] El símbolo de la cuaternidad (tetraktis-número 4) producido en los sueños de los humanos modernos, hace referencia a una cosa parecida: el Dios Interior […] La educación religiosa siempre despreció esta idea, tildándola de mística”.

Terminaremos con la frase que Carl Gustav Jung tenía grabada en piedra sobre el dintel de su casa, y que representaba todo aquello que el científico interpretaba sobre el hecho mismo de la existencia de Dios, (sea cual sea la opinión de cada uno al respecto).

"Vocatus atque non vocatus, Deus aderit"

Traducida vendría a ser: “Se le llame o no se le llame, Dios estará presente”

Una persona no necesita creer (tener fe) en la brújula para notar sus efectos. La aguja se moverá, independientemente de nuestra voluntad.

Gracias por estar ahí.

El Equipo FELITIA®

Bibliografía:
"Psicología y religión" - Carl Gustav Jung (Editorial Paidós)
"La historia secreta del psicoanálisis" - John Kerr (Editorial Grijalvo Mondadori)
"Recuerdos, sueños, pensamientos" - Carl Gustav Jung (Editorial Seix Barral)
"Jung Gnóstico" - Stephan A. Hoeller (Editorial Sirio)

"La ola es el mar" - Willigis Jäger

¿Te interesa saber si eres auténticamente feliz?. 

Aquí tienes un test gratis para saber si tienes el suficiente equilibrio en tu vida...

 

4 cuerpos, 12 preguntas por cuerpo, ¿Te atreverás?


PARA ADQUIRIR EL PROGRAMA FELITIA GLOBAL COACHING®, ES PREFERIBLE IR DIRECTAMENTE AL APARTADO "TIENDA" DEL MENÚ PRINCIPAL
 Volver a Cuerpo Espiritual

Comentarios de los usuarios 

No hay comentarios todavía

Danos tu opinión sobre esta página

Debes estar registrado para poder comentar