felitia es una plataforma que
te ayuda a ser más feliz
equilibrando tus cuatro cuerpos

 Buscar en Felitia
registro / login
Mi cesta ( 0 ) vacío

Ningún producto

Envío gratuito! transporte
0,00 € Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos: (tasas incluídas)
Total envío: (sin IVA) Envío gratuito!
Total (tasas incluídas)
Continuar la compra Ir a la caja

Mental

CONEXIÓN MENTE-CUERPO

RELACIÓN ENTRE LA MENTE Y SU PERIFÉRICO:

EL CUERPO FÍSICO

 

Antes de internet, la única forma de ver la tele era a través de los contenidos que se emitían al aire a través de los repetidores. Si se estropeaba la antena colectiva en la terraza de la comunidad de vecinos, ya no se podía ver el partido, en la pantalla del televisor solo aparecía la típica niebla blanca.

Pero,  ¿podíamos deducir de ello que el partido ya no se estaba emitiendo?.

El partido se estaba jugando, se filmaba y se continuaba emitiendo, pero nuestro televisor no podía recibir la señal y descodificarla, puesto que la "antena", (el cerebro que tiene que recibir la señal), estaba averiada. Quizá eso sea lo que les pase a los enfermos de Alzheimer. Quizá la consciencia-mente esté emitiendo, pero la antena-cerebro, no sea capaz de recibir esas señales o de reaccionar ante ellas.

Quien piensa es la MENTE- consciencia, mientras que el cerebro sólo recibe los contenidos y los descodifica para poder entenderlos.

De ahí se deduce que quizá los enfermos en coma, o los enfermos de Afasia, o algunos casos determinados en algunas demencias seniles concretas, podría ser que estuvieran pensando con coherencia, pero su CEREBRO (la antena receptora de la señal de la mente) dañado por las proteínas beta-amiloides, no puede decodificar la señal de la mente-consciencia de forma correcta.

Eso les impide utilizar el hardware (el cuerpo físico) para comunicarse correctamente con familiares y personal médico. 

O sea su mente es incapaz de controlar su periférico, el cuerpo físico a través del mecanismo comunicativo del habla cerebral, el aparato fonador, (compuesta de cuerdas vocales, laringe, pulmones, lengua, boca...) y que necesita las conexiones neuronales del cerebro en perfecto estado para funcionar.

¿ES EL CEREBRO SOLO UN TELEVISOR?

Debemos imaginarnos el funcionamiento del cerebro, esa masa gris que nos otorga la capacidad de razonar, como si fuera el mecanismo de un televisor interno. ¿Pero qué es exactamente un televisor?

La pantalla de TV que tenemos en el salón, es la receptora/decodificadora de las imágenes, el sonido y el teletexto que le llega de la antena repetidora más cercana.

Detecta contenidos televisivos, y su misión es traducir las señales electromagnéticas que vuelan por el espacio, para hacerlas comprensibles a los sentidos humanos (de las personas que están sentadas en el sofá).

El televisor solo puede recibir, pero el cerebro dispone de una doble función:

1. Recibir las órdenes de la mente, y ejecutarlas en el cuerpo (por ejemplo, andar o soplar).
2. Detectar cosas en el cuerpo (dolor) y emitirlas a la mente para que tome decisiones (tómate un ibuprofeno).

 

El cerebro traduce los contenidos de la realidad (que nos llegan a través de los sentidos humanos), y los envía a la mente-consciencia, que es quien manda.

Así, el conjunto consciencia-mente, puede percibir lo que ocurre a su alrededor, entenderlo y tomar decisiones según esa información. Una vez la mente tiene todos esos datos ("hace frío", por ejemplo) enviará al cerebro - software la orden para que el cuerpo físico - hardware, ejecute la acción que previamente ha decidido ("tápate" por ejemplo). Pero si el cerebro está dañado, no podrá ejecutar correctamente la orden de la mente. No podrá moverse o enviará señales erróneas (como ocurre en el caso de la AFASIA).

AFASIA: En los enfermos de Alzheimer, o demencia senil (o traumatismos cráneo-encefálicos de resultas de accidentes de tráfico o disparos en la cabeza), se produce el fenómeno llamado AFASIA. Consiste en querer decir una cosa y terminar diciendo otra totalmente diferente o siempre repetir la misma frase continuamente.

La consciencia quiere decir cosas diferentes como; "¿Cómo estás?" o "¿Dónde está tu padre?", pero lo que sale por la boca es "Tengo hambre" una y otra vez. Este fenómeno, si no se comprende, provoca rechazo e incomprensión entre parientes y cuidadores de enfermos con enfermedades relacionadas con la demencia senil y las dolencias neurodegenerativas.

 

¿EL CEREBRO LIMITA LAS CAPACIDADES DE LA CONSCIENCIA?


"El cerebro limita la consciencia como una válvula reductora" - Aldous Huxley

Científicos como el astrónomo y divulgador científico Dr. David Darling y el neurocientífico Dr. Richard Haier, son de la opinión que nuestro cerebro actúa de filtro, reduciendo nuestras capacidades a la mínima expresión que pueden traducir nuestros 5 sentidos humanos. 

"Hemos encontrado áreas del cerebro que se activan cuando hacemos un test de inteligencia, pero lo más sorprendente ha sido que cuando más activas estaban estas áreas, menos buenos eran los resultados de dichas pruebas" - Dr. R. Haier

En definitiva, que tenemos capacidad de experimentar nuestra consciencia no gracias al cerebro, sino "a pesar de él". Un cerebro en perfecto estado sólo puede proporcionarnos una experiencia limitada de lo que la consciencia y el inconsciente podrían llegar a comunicarnos.

Existen personas que tienen una especial habilidad para ir más allá de las limitaciones de nuestro cerebro, dejemos que Edison lo exprese en sus propias palabras.

"La gente dice que he creado cosas, pero nunca he creado nada. Yo recibo impresiones del Universo en general y las desarrollo, pero solo soy un disco en un gramófono o un aparato receptor, o algo por el estilo. En realidad, las ideas son impresiones que nos llegan del exterior." - Thomas Alva Edison.

Lo mismo declaró Picasso: "Las musas existen, pero tienen que encontrarte trabajando" o sea "conectado a la red vía wifi". El concepto griego de las 9 musas se parece bastante a una conexión abierta con "algo superior" al abrirse un canal de comunicación cuando estamos "inspirados".

¿EL CEREBRO NO PRODUCE LOS PENSAMIENTOS?

Muchos científicos opinan que no, como el cardiólogo Pim van Lommel. Según ellos, el cerebro no genera los pensamientos. Los ordena y los traduce a un lenguaje que su "periférico", el cuerpo físico, puede entender.

Tal y como cuenta el neurocientífico Jose Miguel Gaona en una entrevista en el periódico "La Vanguardia".

Dr. Gaona: La verdad es que no sabemos donde está la consciencia. ¿Dónde está la consciencia?.

Periodista: ¿Pues en el cerebro, ¿no?.

Dr. Gaona: Pero imagina que reproducimos tu cerebro átomo por átomo: ¿en cuál de los dos cerebros (original o la copia) estará tu yo?- He hecho esta pregunta a los neurocientíficos más avanzados: no saben responderla.

Periodista: ¿y qué respondería usted?

Dr. Gaona: Que tampoco lo sé.

Si los mejores neurocientíficos no saben dónde se genera nuestra verdadera consciencia, (la que genera nuestros pensamientos y nos define como entidades independientes), nadie puede pontificar que la consciencia resida únicamente en el cerebro físico. Al contrario, la lógica nos dice que no reside allí...

Cuando se emite un partido de fútbol, la señal tiene su origen en el campo de juego. Luego es enviada por el espacio hasta llegar a nuestro televisor. El partido no se juega dentro de la pantalla de TV. Muchos científicos hoy en día creen que los pensamientos no se producen en la materia gris:

FELITIA Dr. Felipe de Oliveira"Pensar que el cerebro produce los pensamientos es igual que pensar que los actores mueren dentro del televisor de verdad" - Dr. Felipe de Oliveira.

Los egipcios le daban tan poca importancia al cerebro que lo extraían por la nariz y no lo guardaban en vasos canopos (en la foto) como el resto de órganos. Era despreciado. En cambio, consideraban que el corazón (donde también disponemos de miles de neuronas) era la sede de los pensamientos y era conservado dentro del cuerpo, puesto que a su propietario le haría falta en la otra vida). Por ese motivo (y otros), los mayas extraían el corazón a sus enemigos prisioneros, para que no pudieran perseguirles después de muertos.

Entonces el que toma las decisiones no es el cerebro en sí mismo, la que intenta mandar es nuestra consciencia a través de lo que le deje el filtro de la mente.

Tal y como dice David Eagleman, en su libro “Incógnito”  
"Somos el único ejemplar vivo del planeta que ha emprendido la tarea de descifrar nuestro propio lenguaje de programación. Imagínese que su ordenador abriera la tapa y dirigiera su webcam hacia sus placas, intentando comprenderse. Nuestra maquinaria es totalmente ajena a nosotros, sin embargo “es” nosotros."

Veamos si conseguimos localizar dónde reside nuestra capacidad cognitiva...

 Volver a Cuerpo Mental

Comentarios de los usuarios 

No hay comentarios todavía

Danos tu opinión sobre esta página

Debes estar registrado para poder comentar