felitia es una plataforma que
te ayuda a ser más feliz
equilibrando tus cuatro cuerpos

 Buscar en Felitia
registro / login
Mi cesta ( 0 ) vacío

Ningún producto

Envío gratuito! transporte
0,00 € Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos: (tasas incluídas)
Total envío: (sin IVA) Envío gratuito!
Total (tasas incluídas)
Continuar la compra Ir a la caja

¿ES MI PAREJA UN MALTRATADOR?

VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

Este artículo nace de la desesperación. Se gestó a fuego lento con la tinta de la rabia de ver como una y otra vez, amigas y conocidas caían en las redes de hombres sin escrúpulos que las utilizaban y luego abandonaban por otra víctima (eso las que tenían suerte). No importaba lo que sus amigos o parientes advirtiéramos a la víctima, no importaba cuantas señales de alarma saltaban durante el camino. El resultado era el mismo invariablemente, las maltratadas vuelven con sus maltratadores, y ellos nunca cambian. Si sospechas que alguna amiga puede estar pasando por lo mismo. Comparte con ella este artículo.

Desgraciadamente, en nuestra sociedad están aumentando de forma alarmante los casos de maltrato psicológico a mujeres de todas las edades, nivel cultural y condición social. Los maltratadores pasan de una mujer a otra destruyéndoles la autoestima y menospreciando sus virtudes, a la vez que hacen hincapié en remarcar sus defectos para anularlas como ser humano. Este es, en la mayoría de los casos, el paso previo de la violencia de género.

La premisa siempre es la misma “Yo bien, si tú mal”. Machacar la psique de la pareja se convierte en la fuente de energía del agresor y en el placer perverso que les motiva.

ABUSO VERBAL

Ninguna mujer está libre de caer en manos de un abusador psicológico, ya sea abuso verbal, físico o sexual.

No hay un perfil concreto de mujer maltratada, pero gradualmente la víctima se siente prisionera en la cárcel de su relación de pareja, y va aguantando por vergüenza a reconocer su situación, por los hijos, por la costumbre o por el miedo a quedarse sola.

"EL MALTRATO NO EMPIEZA CON UN GOLPE, SINO CON LA PALABRA Y EL CONTROL"

Así que si tu pareja cumple varias o todas estas características de un maltratador psicológico crónico, te recomendamos que busques ayuda en familiares, amigos o terapeutas profesionales, para intentar huir de él lo antes posible. Y aunque abandonarlo pueda ser extremadamente difícil al principio (efecto secta), tu futuro depende de ello.

CARACTERÍSTICAS DE UN MALTRATO PSICOLÓGICO-TIPO

1. ES GRADUAL

Ningún abusador comienza la relación maltratando. Al principio todo es idílico. Dedican entre un año y un año y medio a enamorar a su objetivo.

Pero poco a poco, (en algunos casos se ha dado abuso verbal justo bajar del avión de la Luna de Miel), el Príncipe Azul se convierte en sapo.

El maltrato comienza a sentirse como algo cotidiano, familiar. Como la rana cocinada a baja temperatura hasta asarse, la abusada no percibe como el grado de maltrato es cada vez más vejatorio, aun sin abuso o maltratos físicos. Las faltas de respeto son cada vez más frecuentes y aumentan en sofisticación, volviéndose cada vez más retorcidas.

2. SON CELOSOS

Los primeros episodios de violencia verbal, se producen debido a los celos que siente el maltratador por amigos, amigas, exnovios, pero también por los hijos de la maltratada (sobretodo cuando no son suyos).

No soporta que la víctima pueda proporcionar atenciones o cariño a nada o a nadie que no sea a su persona. Lo que primero intentará será aislarla, de su entorno y de sus aficiones. Llega a menospreciar los intereses y capacidades de su pareja: sobretodo las aptitudes personales, los hobbies o aficiones que puedan empoderar su autoestima y hacerla sentirse orgullosa de sí misma. También odian las mascotas puesto que son una extensión de los hijos, y de todo lo que la abusada ama.

La víctima queda aislada: el abusador se encarga de ir aislando a la víctima de amigos, parientes o hijos, todo lo que le pueda servir a la víctima para comprender su situación. La víctima propiamente se vuelve poco sociable y retraída. Va rechazando todo lo que posteriormente podría ayudarla. Así será difícil para ella no recaer cuando la manipulación (después de abandonar al maltratador), vaya a ser máxima.

3. SURGE DE REPENTE

Aunque los celos pueden ser el detonante principal, un episodio de violencia con silencios, insultos, gritos, o incluso golpes, pueden surgir de la nada, sin ningún motivo aparente.

En un minuto todo está bien, y al minuto siguiente se desata el infierno. La abusada no ha hecho nada que pueda merecer ese ataque. Pero eso sí, el episodio sucede a puerta cerrada, sin testigos.

El maltrato psicológico empieza después de esa reunión familiar, comida de amigos, o salida a tomar unas copas. Es al cerrar la puerta del coche cuando todo empieza, por algo que ella ha dicho a alguien, o algo que ella ha hecho (o no ha dicho o no ha hecho).

4. “ÉL ES ASÍ”

Entre incidentes, la relación parece normal. Los abusadores actúan como personas normales, amables, incluso agradables, a ojos de la abusada y de los demás.

Ese es el motivo por el cual la víctima se encuentra sola en la denuncia. Los padres de él y muchas personas del entorno le disculpan: “Ya le conoces, él es así”, o “Ya sabes cómo es, tiene un pronto pero en el fondo es buena persona”. En otros casos, la excusa es que el maltratador es un alcohólico, un drogadicto, o tiene problemas en el trabajo. “El me quiere pero está enfermo.

Falso: una persona “normal”, enferma o no, no maltrata a quien ama.

5. DISIMULAR LA FELICIDAD

Uno de los detonantes de un episodio de maltrato más comunes, es detectar que la víctima está especialmente contenta o feliz.

Eso desbarata el lema del maltratador “Yo bien si tú mal”, así que inmediatamente empezará a buscar una excusa para vejarla, menospreciarla, o directamente, agredirla con alguna excusa peregrina.

Las víctimas aprenden rápido a disimular sus estados de ánimo en presencia del maltratador.

6. AUTISTAS EMOCIONALES

Después del abuso verbal, el abusador no busca la reconciliación: para él todo lo que hace está bien y tiene un motivo, así que no hay nada que perdonar. No siente el dolor que causa a la otra persona.

Después de una discusión con violencia verbal, pueden seguir hablando como si nada hubiera pasado, o intentar cambiar de conversación si se les deja. Muchas veces llaman a la víctima al día siguiente para quedar a tomar copas o ir al cine como si nada hubiera ocurrido.

Otra variante es la del maltratador que, aunque interiormente no siente el dolor de su víctima, después de un episodio de violencia se deshace en lágrimas y pide perdón de forma exagerada. Parte de esa escena es verdadera, puesto que el abusador tiene miedo a perder toda la inversión en tiempo y energías que ha depositado en esa mujer. Si la víctima decide que ya es suficiente de aguantar carros y carretas, el maltratador deberá empezar de cero con otra mujer, con lo cual, siempre es más conveniente tensar la cuerda, pero no que se rompa.

7. EXTORSIÓN:

El maltratador culpa a la víctima de su propio comportamiento. "Sacas lo peor de mí". Y además la culpa de todos sus problemas, ya sean en el trabajo, con sus adicciones, o sus problemas de relaciones con su entorno.

Cuando ella se le enfrenta por su comportamiento violento, la culpa siempre es de ella. El maltratador no acepta nunca la responsabilidad de su comportamiento y, en cambio, insiste en que la abusada se disculpe con él.

Es implacable en sus demandas de disculpas. Cuando ella se resiste o se defiende, él agrega otro comportamiento abusivo, como ataques o amenazas verbales, hasta que ella ya no puede soportarlo y sucumbe a sus demandas.

8. “LA MIRADA”

Cuando el maltratador lo desea, es capaz de mirar a su víctima de una forma especial. Esa mirada vacía acompañará a sus víctimas de por vida.

La característica principal de esa mirada (que dura de uno a dos minutos), es que no se percibe nada humano detrás. Podría llamarse “Mirada de serpiente”, puesto que no va unida a emoción alguna, como un gato miraría a un ratón antes de atacarlo. Para la víctima esa mirada es espeluznante, puesto que antecede un episodio de rabia intensa y vejaciones de todo tipo.

La mirada” se convierte en una especie de “código compartido”, en el que el maltratador la utiliza en reuniones sociales como una advertencia tipo “Por ahí no vas bien”, o “Ya hablaremos luego”, todo lo cual no presagia nada bueno.

9. TRATAMIENTO SILENCIOSO

Dejar de hablar a la víctima, ignorarla, demostrar desprecio por todo lo que hace con gestos o aspavientos pero sin dirigirse a ella, es una de las formas favoritas de “castigar”, preferidas de los maltratadores.

Aunque pueda parecer difícil de creer, muchas mujeres maltratadas prefieren que las maltraten o que las griten, al silencio ensordecedor.

Eso las ‘visibiliza’, las hace creer que su hombre ‘les hace caso’ y no las ignora voluntariamente. Muchas mujeres consideran el ‘Tratamiento silencioso', como algo mucho más doloroso incluso que la ira.

 10. MANIPULACIÓN

Un maltratador conoce perfectamente los puntos débiles de su víctima. Muchas veces son reincidentes, con preferencia a manipular mujeres con antecedentes de abandono familiar, o de pareja. 

En ese momento, la abusada es objeto de todo tipo de amenazas relacionadas con el abandono, amenazas de infidelidad, o con el miedo al rechazo. Muchas veces ellos amenazan con dejar la relación (con la boca pequeña).

Esas mujeres acaban aceptando cosas que nunca hubieran hecho con una pareja normal, como infidelidades reiteradas, abusos psicológicos y físicos, o todo tipo de jugarretas y vejaciones destinadas a ir minando su voluntad para convertirla únicamente en una criada, y, en algunos casos, una muñeca sexual al servicio de su maltratador.

11. LA “CARTA DE LA VÍCTIMA”

Cuando todo lo demás falla, el maltratador juega la carta de que él es la verdadera víctima. Asegura que sus sentimientos están siendo lastimados, y que la mujer no ve que él la ama "de verdad".

En los casos en los que el agresor tiene buena memoria, sacará a relucir todo tipo de situaciones del pasado que puedan incomodar a su víctima, retorciendo los hechos y culpabilizándola por su comportamiento.

La víctima termina dudando de ella misma, de su propia cordura, todo lo cual es aprovechado por el agresor para aprovecharse aún más de ella.

12. EL CONTROL

Por último, y no menos importante, el maltratador controla todo lo que la víctima hace, escribe, o cuelga en las redes sociales. Sutil o descaradamente.

Obliga a la víctima a contarle todo lo que han hecho durante el día, a entregarle su móvil para revisarlo, y le pregunta el motivo de cada decisión que toma o de cada persona con quien se encuentra. En ocasiones tienen Trastornos Obsesivo Compulsivos, como puedan ser la limpieza o el orden. En otros casos, tienen que ser el centro de la atención en cualquier conversación de amigos o reuniones familiares. Creen que dominan todos los temas, incluso cuando hablan delante de verdaderos especialistas en su materia.

Son intervencionistas en la vida de la otra persona. Mujeres nos cuentan que su maltratador pedía los platos en los restaurantes por ellas, y lo que al principio hace gracia, luego se gira en contra de la víctima de maltrato psicológico. También pueden llamar a los amigos de la víctima para echarles en cara comportamientos, o para indisponerlos contra ella (aislarla).

 

CONCLUSIÓN

Todas esas características pueden ser vistas como el comportamiento típico que las sectas utilizan para captar, mantener y utilizar personas para sus objetivos.

Cada pareja en la que se vive una situación de abuso manifiesto es como una "mini-secta", en la que hay un gurú y una adepta, y la adepta no es capaz de percibir su propia realidad. El hombre maltratador no es más fuerte, ni siquiera más hombre, por el mero hecho de maltratar.

"Secuestrar la voluntad de una mujer no es signo de ser más fuerte que ella, ni física ni mentalmente, sino significa incluso ser más débil que cualquier otro hombre"

Una mujer debe estar al lado de un hombre por decisión propia, y no porque ella esté maniatada psicológicamente a un hombre débil, que no dispone de otro método mejor para conservar sus relaciones (sus ‘víctimas’), que extorsionarla continuamente con todo tipo de tretas y trucos psicológicos.

Es casi imposible que una mujer en este tipo de situaciones pueda salir de ese círculo vicioso sin ayuda. Desde ese punto de vista se hace indispensable la intervención de familiares y amistades protegiendo y acompañando a la víctima para que ésta pueda abandonar definitivamente a su agresor, y no retome la relación de nuevo pasado un tiempo corto, medio o largo.

Debemos imaginar a la víctima como una persona ‘enganchada’ a su maltratador. Como un drogadicto enganchado a su droga, (al menos durante la relación y en el periodo inmediatamente posterior a romper la relación).

Aumentar la autoestima es la prioridad en estos casos. Y realizar actividades nuevas que permitan conocer todo tipo de personas con autoestima alta y seguras de sí mismas, para que sirvan de ejemplo.

Si crees que puedes estar siendo víctima de abusos psicológicos o de violencia de género, si vives en España puedes llamar al 016, el servicio de Atención a Víctimas de Malos Tratos por Violencia de Género, servicio que presta información y asesoramiento jurídico en materia de violencia de género. Desde muchos teléfonos móviles no constará la información de la llamada. Para consultar los modelos de smartphone que ya no muestran la llamada al 016 pincha aquí.
Además las consultas se pueden dirigir por correo electrónico al servicio 016 online:
016-online@mscbs.es

BIBLIOGRAFÍA:

JONATHAN McCORMICK -Domestic abuse takes many forms
Christine Hammond - What is Mental Abuse?

MINISTERIO DE PRESIDENCIA (GOBIERNO DE ESPAÑA) - Por una sociedad libre de la violencia de género

ABC - Habla el equipo del 016

EQUILIBRA TU VIDA CON FELITIA

ESCUELA DE FELICIDAD

CURSOS FELITIA GLOBAL COACHING®

¿Te interesa saber si eres una persona 100% equilibrada?
Aquí tienes un TEST GRATUITO para saber si dispones del suficiente equilibrio en tu día a día...

 

4 cuerpos, 12 preguntas por cuerpo. En 5 minutos tendrás pistas sobre aquello que puede estar provocando desequilibrio en tu vida.

PARA ADQUIRIR EL PROGRAMA FELITIA GLOBAL COACHING®, ES PREFERIBLE IR DIRECTAMENTE AL APARTADO "TIENDA CURSOS" DEL MENÚ PRINCIPAL
Volver a los artículos de Cuando el enemigo está en casa

Comentarios de los usuarios 

No hay comentarios todavía

Danos tu opinión sobre este artículo

Debes estar registrado para poder comentar