felitia es una plataforma que
te ayuda a ser más feliz
equilibrando tus cuatro cuerpos

 Buscar en Felitia
registro / login
Mi cesta ( 0 ) vacío

Ningún producto

Envío gratuito! transporte
0,00 € Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos: (tasas incluídas)
Total envío: (sin IVA) Envío gratuito!
Total (tasas incluídas)
Continuar la compra Ir a la caja

Mental

¿QUÉ ES EL INCONSCIENTE?

¿QUÉ ES EL INCONSCIENTE?

 

El inconsciente personal es la tercera componente de la psique humana, después de los instintos y del consciente. Es mucho más sabio que nosotros mismos y controla el 95% de las decisiones que tomamos durante el día.

imagen_mente_9El mismo Freud decía que su máxima contribución a la psique humana había sido el libro "La interpretación de los sueños" publicado en el año 1899.

Existen personas que tienen una relación especial con su inconsciente, como por ejemplo todas las personas creativas, (artistas, escritores, músicos, etc), las cuales extraen parte del contenido de sus obras del mismo inconsciente.

Del mismo modo, personas con enfermedades mentales elaboran sus alucinaciones y delirios mediante accesos al inconsciente.

Según Joyce McDougall,

"Freud sentenció que el inconsciente no puede jamás ser conocido de forma directa, y que el momento en que más nos acercamos al conocimiento de este "ente" no conocible, es cuando soñamos".


Por último grandes descubrimientos científicos han sido debidos a la comunicación del investigador con su inconsciente durante los sueños.

Veamos unos cuantos:

 

- KEKULÉ: vio en un sueño la estructura hexagonal del benceno a través de serpientes que adoptaban esa forma geométrica mordiéndose las colas.

- MENDELEEV: estructuró la "Tabla periódica de los elementos" a través de un sueño.

- NIELS BOHR: vió la estructura del átomo con los electrones y el núcleo en un sueño que tenía forma de sistema solar.

- OTTO LOEWI: soñó dos noches seguidas con un experimento que probaría su hipótesis de la transmisión química en organismos. La primera noche escribió su experimento pero volvió a dormirse y a la mañana siguiente no supo descifrar sus propias notas.

- FREDERICH GRANT: soñó con el experimento que demostraría la existencia de la insulina.

- ELÍAS HOWE: Inventó las agujas de coser a máquina con agujero en el extremo contrario al usual (punto de cadeneta), al soñar que una tribu le lanzaba lanzas con "ojos" incrustados cerca de sus cabezas. Era su castigo por no haber podido construirle una máquina de coser funcional al rey de la tribu.

- JAMES CAMERON: inventó su personaje "Terminator" durante un sueño en el que veía una chica huir de un robot que podía cambiar de forma y que tenía los ojos rojos.

- ALBERT EINSTEIN: le confesó al Reverendo John W, Price que toda su carrera fue el resultado de una meditación sobre un sueño que tuvo de adolescente. Soñó que iba bajando en una pendiente empinada en trineo y todos los colores se convertían en uno. Eso le inclinó a estudiar los fenómenos que ocurrían cuando se iba a la velocidad de la luz.

"Las personas buscan durante toda la vida ese contacto con el inconsciente para sacar ventaja de informaciones que de otra manera, no podrían obtener por medios convencionales. Se dice que el inconsciente es mucho más sabio (y quizá más antiguo) que nosotros mismos, y otras formas de acceder a él pueden ser a través de la instrospección, de la meditación, o de seguir tus "intuiciones".

¿QUIÉN MANDA AQUÍ?

Aunque creamos que tomamos nuestras propias decisiones y pensamos nuestros propios pensamientos, a menudo esa decisión ya había sido tomada por otro o ese pensamiento ha venido de otra parte.

De nuestro INCONSCIENTE, el cual propiamente no es "nosotros" (o sea nuestro consciente cotidiano).

Entre el 95% y el 97,3% de nuestras decisiones diarias están ordenadas por el subconsciente y la mente inconsciente. Así que:

"Cuidado: puede ser que tomes decisiones que no sean propiamente tuyas y luego te arrepientas"

Eso significa que, en ocasiones, nuestros mismos pensamientos no provienen de nosotros, sino de nuestro inconsciente que puede ser positivo o negativo, dependerá de a cual tú escuches, como la historia del abuelo cherokee y el lobo blanco y el lobo negro.

Eso le pasó al gurú del "Poder del Ahora", Eckhart Tolle puesto que en medio de una gran depresión, una noche se escuchó a sí mismo decirse a sí mismo "ya no soy capaz de vivir conmigo mismo"...  ¿Quién dijo eso?, quizá su ego, o quizá su insconsciente, lo único cierto es que no siempre nuestros pensamientos juegan a nuestro favor.

Por otra parte, el coetáneo de Freud, primero amigo y después rival, Carl Gustav Jung escribió,

“En cada uno de nosotros hay otro al que no conocemos”.

El subconsciente es el centro neurálgico donde se generan las emociones, los sentimientos y las pasiones. Aquí radica la torre de control del libre albedrío. Cuando hablamos de toma de decisiones de todo tipo, el peso de nuestro cerebro subconsciente e inconsciente, supera en mucho al de nuestros pensamientos y actos conscientes.

Ya sea al cambiar la decoración del comedor, o cambiar de pareja, nuestro subconsciente y nuestro inconsciente deciden "por nosotros" como bien saben los llamados "mentalistas" que lo utilizan para sorprendernos en función de nuestros mecanismos inconscientes.

Pero como el hemisferio izquierdo del cerebro (sede del EGO) es incapaz de creer que nuestros actos se rigen por hechos inconscientes, nuestro consciente se monta excusas y representaciones que suenan convincentes para justificar cada elección que hacemos.

A eso podría llamársele, el "Teatro de la Mente" (término propuesto por Joyce McDougall).

Ejemplo: "aunque jamás hubiera creído que me compraría un piso en este barrio, me ha gustado por su orientación".

REALIDAD: Falso, el piso le ha gustado a tu inconsciente, el cual ha decidido por ti. Y en esa decisión la orientación no ha tenido nada que ver.

David Eagleman en su libro "Incógnito" nos advierte:

“Si las decisiones que tomamos están basadas en procesos mentales ocultos, entonces el libre albedrío está más constreñido de lo que creíamos, o quizá solo sea una ilusión”
Quizá el truco resida en discernir entre:
  • Los pensamientos que tienen su origen en mi consciencia, (mi verdadero yo),
  • Los pensamientos que tienen su origen en mi EGO (mi personalidad adquirida viviendo en sociedad), que tiene mucho que ver con nuestras inseguridades, autoimagen, aceptación de uno mismo por comparación con otros, etc...
  • Los pensamientos que tienen lugar a partir de indicaciones de mi inconsciente (buenos cuando contactamos con el inconsciente sabio, o malos, cuando forman parte de la "Sombra").

¿Cuál de ellos quiere decidir mi futuro?

 Volver a Cuerpo Mental

Comentarios de los usuarios 

No hay comentarios todavía

Danos tu opinión sobre esta página

Debes estar registrado para poder comentar