felitia es una plataforma que
te ayuda a ser más feliz
equilibrando tus cuatro cuerpos

 Buscar en Felitia
registro / login
Mi cesta ( 0 ) vacío

Ningún producto

Envío gratuito! transporte
0,00 € Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos: (tasas incluídas)
Total envío: (sin IVA) Envío gratuito!
Total (tasas incluídas)
Continuar la compra Ir a la caja

Espiritual

Hinduistas y el alma

EL ALMA EN EL HINDUISMO

El alma individual se llama Jiva y el Âtman es el ser más íntimo o "espíritu" del hombre, perteneciente a la divinidad. En el hinduismo, la concepción del alma es radicalmente diferente del budismo.

El Jiva o alma individual continuará encarnándose hasta la liberación espiritual final o Moksha.

El hinduismo considera el alma individual como el principio que controla todas las actividades y ya hemos visto que forma parte de un alma universal perteneciente al Ser, consciencia - dicha, "Brahman" (la realidad absoluta, impersonal - el SER), a la que aspira volver a integrarse al cabo de un ciclo de reencarnaciones en distintos cuerpos de seres.

Inicialmente, el alma en el Bhagavad Gita enseña que es algo que no se puede tocar (es intocable), y que vive en el interior del cuerpo humano.

"El alma es algo que el aire no puede secar, el agua no puede mojar y el fuego no puede quemar"

El hinduismo procede del vedismo y del brahmanismo antiguos y es el padre del budismo, la fuente de la que el Príncipe Siddhartha Gautama (Buda) bebió durante toda su juventud antes de proceder a su famoso retiro de las riquezas del mundo.

En el hinduismo la meta máxima es romper el ciclo eterno del Samsara o Rueda de las encarnaciones, (contenida en la bandera de la India) y volver al Dios Absoluto o Brahma. Si no se consigue romper dicho ciclo, el alma volverá a reencarnar en otro cuerpo como si solo hubiera cambiado de vestido.

¿COMO SE ROMPE LA RUEDA DEL SAMSARA?

(OBJETIVO: NO VOLVER A REENCARNAR)

Principalmente a través de los tres senderos mayores o Marga:


  • 1. Jnana-marga: el sendero del conocimiento interior. Para ello hay que distinguir lo que es māyā (ilusión) y lo que no. La meta del jnana o gñani es convertirse en un jnani, (aquel que ha realizado el Ser por el camino del conocimiento, en el sentido de discernir interiormente lo que es real de lo que no es real). También desean fundirse y ser uno con el Brahman (Dios, el espíritu único del universo);
  • 2. Karma-marga: el sendero de la acción (trabajos apropiados), también llamado karma khanda. Conjunto de actividades piadosas que se realizan con el objetivo de obtener un próximo cuerpo excelente, como un dios;
  • 3. Bakthi-marga: el sendero de la devoción a Dios. Dedicación a un dios en particular (Krisna, Visnú, Kali, etc. según la creencia del religioso) de todas las actividades, pensamientos y palabras; la meta es servir a ese dios en su morada espiritual y no volver a tener un cuerpo material.

Los sacerdotes hinduístas de máximo nivel son los "brahmines". Una persona que es "brahmín" un sacerdote hinduista, ya es la última vez que encarna en un cuerpo. En la foto, brahmines en meditación, año 1913.

A diferencia del cristianismo, (en el que hay un posible perdón por el pecado a través de los sacramentos y la confesión), en el hinduismo no hay perdón, puesto que no hay pecado. Así sus seguidores se ven obligados a reencarnar una y otra vez, hasta que se deciden a practicar una vida de abnegación espiritual.

El objetivo de esta vida de abnegación es tratar de alcanzar la purificación y el conocimiento necesarios para poder salir de ese ciclo. La ley del "karma" (en sánscrito "hecho") dicta que los hechos de una vida, determinan el carácter de la siguiente.

"Así como el hombre se conduce, así será él mismo"

El hinduismo sostiene la existencia de la reencarnación (morir y volver otra vez a este mundo, también llamada "Transmigración de las almas" cuando pasan de un pasado humano a un futuro encarnado en un animal) y ofrece el camino de los tres senderos para que el alma pueda avanzar a lo largo de las sucesivas encarnaciones.

 

FELITIA sadhu's mixEl yoga o sendero de la bienaventuranza individual, significa "unión" primero con uno mismo, mente cuerpo y espíritu, que luego recuperan su unidad esencial con la divinidad. Unión del Alma Humana con el Alma Universal.

El Yoga (de la misma forma que el Tai-Chi o el Tantra Sexual) es una práctica meditativa activa en movimiento (no contemplativa) que intenta librar al individuo del Samsara o "Rueda de las Reencarnaciones", que no permiten a los seres humanos evolucionar como conciencias individuales, aprisionándolos una y otra vez en este planeta al morir.

El Yoga se utiliza para alcanzar la santidad (sadhu).

 

En las fotos adjuntas diversos "saddhus" realizando el Mudra de la Armonía, el  Jñana Mudrá (Gyan mudrá), que proporciona serenidad y receptividad.

Se calcula que existen 4 millones de sadhus en el India en la actualidad. La mayoría son padres de familia que han abandonado sus seres queridos para dedicarse a la contemplación y al estudio de las escrituras.  

Es una obligación para los hinduistas brahmanes puesto que para ellos, la existencia terrena se divide en 4 fases o áshram:  

  • Brahmacharya (celibato): el joven brahmacharí (‘que camina y actúa con las Escrituras’) vive con un gurú (maestro espiritual) estudiando de memoria las escrituras sagradas hindúes, practicando autodisciplina, celibato y meditación.

 

  • Garjasthia (vida de hogar): el grija-sthá (‘en el hogar - está’) dedica su tiempo a trabajar y mantener a su familia. Cada día debe rezar y meditar, practicar la adoración a las deidades en un altar hogareño y dar caridad a los sacerdotes.

 

  • Vanaprasthia (abandono de la familia): una vez que ha completado sus obligaciones para con la familia, el padre de familia vana-pra-sthia (‘en el bosque está’), debe apartarse del mundo, practicando austeridades y meditación, y preparándose para la renuncia total.

 

  • Sanniasa (completa renuncia): ya completamente apartado de la sociedad, el san-niasí (‘completamente renunciante’) se dedica exclusivamente al espíritu (mediante la meditación), para abandonar la reencarnación (samsara) y alcanzar la liberación espiritual (moksha).

Los Sadhus sobreviven mendigando sobras para reforzar su fe y su creencia de que la vida austera los acerca a la divinidad Brahma, y les aleja del mundo de la Maya o el mundo ilusorio que percibimos con nuestros sentidos.  

Muchos de ellos van a morir a las calles de Benaresh puesto que existe la creencia de que si se muere en dicha ciudad, se salta directamente todo el ciclo de reencarnaciones. A tal efecto se encuentran los “Hoteles de la muerte”, lugares donde se alojan los ex-altos ejecutivos de todo el país que pueden permitírselo. Allí viven, previa despedida de su familia, hasta que la muerte les reclama.

En ocasiones pueden tardar en morir 10 o 15 años después de su retiro.  

Todo hinduista debe visitar la ciudad de Benarés (Vārāṇasī) al menos una vez durante su existencia. 

 Volver a Cuerpo Espiritual

Comentarios de los usuarios 

No hay comentarios todavía

Danos tu opinión sobre esta página

Debes estar registrado para poder comentar