felitia es una plataforma que
te ayuda a ser más feliz
equilibrando tus cuatro cuerpos

 Buscar en Felitia
registro / login
Mi cesta ( 0 ) vacío

Ningún producto

Envío gratuito! transporte
0,00 € Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos: (tasas incluídas)
Total envío: (sin IVA) Envío gratuito!
Total (tasas incluídas)
Continuar la compra Ir a la caja

Espiritual

INTRODUCCIÓN AL CUERPO ESPIRITUAL

FELITIA 7 budas    

¿QUÉ ES LA "ESPIRITUALIDAD"?

 

Hablar del significado de nuestro cuerpo espiritual sin entrar en el delicado terreno de lo sobrenatural, lo religioso, o incluso lo “esotérico” es una misión extraordinariamente complicada. Aunque muchas veces el "Espíritu" es algo que todos nos veríamos capaces de definir, no hay nada en el mundo que haya provocado más discusiones entre filósofos, teólogos y pensadores de todos los tiempos.

Todo apunta a que los placeres materiales por sí mismos no son suficientes para ser felices, y aunque se piensa que su ausencia provoca infelicidad, muchas sociedades “pobres” (Bután encabezó todos los ránquings de felicidad hasta hace bien poco), demuestran índices de felicidad mucho más elevados que la sociedad occidental. El dinero y el poder no bastan para llenar el vacío existencial de la raza humana.

FELITIA Sir_John_TempletonCasos famosos que corroboran este hecho pueden ser por ejemplo, Sir John Templeton, millonario altruista, el cual creó una fundación para promover la Salud Espiritual en el mundo, o el propio Richard Gere y su compromiso con el budismo, o Julia Roberts, la actriz que se hizo hinduista en 2010.

Madonna y Britney Spears tomaron el camino del misticismo hebreo (la Cábala) o Tom Cruise y su compromiso con la controvertida Iglesia de la Cienciología, todos ellos son claros ejemplos de que el hambre espiritual por la "búsqueda de la trascendencia", no se aplaca fácilmente con la fama y el dinero.

Aunque seguramente su ventaja es que ellos disponen de más tiempo libre para poder interesarse por la espiritualidad, seguramente más que el común de los mortales, que tenemos inquietudes económicas más urgentes.

A diferencia de ellos, los seres humanos "de a pie" no tenemos mucho tiempo para meditar acerca de existencia de un "espíritu" o una "alma" que nos proporcione paz interior.

Como ya decía el profesor Fournier D'Albe en su obra New Light on Inmortality:

”Extraño y casi inexplicable en verdad, resulta el espectáculo de los mil millones de seres humanos (7.700 en la actualidad) que se precipitan hacia la hora del juicio sin ningún conocimiento preciso de lo que ese juicio les reserva, limitándose a tornar la vida como les ha sido dada, con alegría y a la ligera, sin dedicar pensamiento alguno a estos serios problemas. Este espectáculo no es muy diferente de aquel que solía presenciarse en las prisiones durante el reinado del Terror, (la post-Revolución francesa), cuando los prisioneros mataban el tiempo charlando animadamente, sin saber a quién le tocaría ir primero al patíbulo.”

Quizá solo en los momentos de transformación personal y encuentro con la trascendencia, (al asistir al entierro de un pariente cercano /amigo, cuando pasamos por el amargo trago de la separación con nuestra pareja o una enfermedad grave, o incluso al acostar a nuestros hijos, o al salir irritados de un trabajo que nos absorbe por completo) es cuando tenemos la visión de que nuestra vida carece de sentido y nos prometemos a nosotros mismos que buscaremos respuestas, que hallaremos un modo de ser felices y buscar la inspiración necesaria para recuperar el espíritu que teníamos cuando éramos jóvenes. 

LA SOCIEDAD DEL EGOISMO

Pero... ¿cuándo entró el desequilibrio espiritual en nuestras vidas?.

La sociedad occidental y sus gurús científicos y económicos, adolecen de dos males, el etnocentrismo (creer que nuestra cultura es superior en todos los aspectos al resto de culturas o "etnias inferiores” solo por que disponemos del poder tecnológico) y el cognocentrismo (creer que solo es verdadero lo que percibimos en nuestro estado habitual de consciencia y que nos llega a través de los 5 sentidos).

Lo que se pueda medir, pesar, formular, reproducir, analizar, monetizar y calibrar es correcto, el resto, mera superstición.

Todo aquél que no siga esta lógica (que precisamente es la que nos ha llevado a una cultura consumista que genera insatisfacción, ansiedad, enfermedad, depresión y guerras por los recursos), es considerado un ser extraño y quizá hasta con alguna patología mental.

Se premia a los que fomentan la separación de nuestro lado espiritual otorgándoles poder, fama y riquezas, mientras que el resto son vistos como una especie de hippies o elementos peligrosos que no siguen el 'camino correcto'.

 

Quizá el estudio del espíritu, la última frontera, nos descubra el origen de la separación de nuestra consciencia espiritual, de nuestro lado más emocional y humano, y nos sirva para avanzar en la compresión de nosotros mismos.

El EQUIPO

SIGNIFICADO REAL DE LA PALABRA "ESPÍRITU"

DIVISIONES EN EL SER HUMANO

¿PARA QUÉ SIRVE MEDITAR?

 Volver a Cuerpo Espiritual

Comentarios de los usuarios 

No hay comentarios todavía

Danos tu opinión sobre esta página

Debes estar registrado para poder comentar