felitia es una plataforma que
te ayuda a ser más feliz
equilibrando tus cuatro cuerpos

 Buscar en Felitia
registro / login
Mi cesta ( 0 ) vacío

Ningún producto

Envío gratuito! transporte
0,00 € Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos: (tasas incluídas)
Total envío: (sin IVA) Envío gratuito!
Total (tasas incluídas)
Continuar la compra Ir a la caja

Sexual

TRASTORNOS PSICOLÓGICOS: HIPERSEXUALIDAD

 

 

LA HIPERSEXUALIDAD

La definición de hipersexualidad consiste en experimentar un incremento de la libido que motiva a quien lo tiene a incrementar constantemente su actividad sexual.

Los motivos aún no están claros para la comunidad científica, pero se barajan las siguientes hipótesis que pueden ejercer su influencia tanto a nivel individual (causa única), como colectivo (que el trastorno se corresponda a una combinación de dos o más de estos factores):

  • Las carencias emocionales: no sentirse apreciado por lo que uno es sin tener que realizar actos sexuales en contraprestación por el tiempo que nos dedica la persona que queremos. Denota baja autoestima, y se tiene tendencia a utilizar el sexo como moneda de cambio para conseguir reconocimiento/aceptación social.
  • La falta de afectividad en el entorno familiar, con antecedentes de alcoholismo, indica propensión genética a comportamientos adictivos.
  • Algunos medicamentos como el pramipexol, un fármaco para el tratamiento del Parkinson.
  • Los tumores en las glándulas suprarrenales.
  • Víctimas de abusos emocionales, físicos o sexuales en su infancia.
  • El trastorno bipolar: estas personas presentan enormes oscilaciones en la libido, según su estado de ánimo. Su promiscuidad va mucho más alta de lo que ellos mismos pueden reconocer como normal. La protagonista de la serie “Homeland” está basada en éste perfil.


La combinación del trastorno bipolar con las dos primeras causas anteriormente expuestas, incrementa el riesgo de padecer enfermedades mentales que requieran asistencia médica especializada.

En la mayoría de los casos los propios enfermos no se dan cuenta de su situación.

Aunque los medios de comunicación se han apresurado a definirlo como adicción, los especialistas prefieren considerarlo un comportamiento compulsivo u obsesivo, dejando el término “adicción” para casos verdaderamente extremos que degeneran en comportamientos de abusos.

El término hipersexualidad reemplaza al que se utilizaba para las mujeres, (ninfomanía) y al que se asociaba a los hombres (satiriasis). Ninfómanas y sátiros ahora son personas hipersexuales, no diagnosticándose como tal sino afecta negativamente a la comodidad personal o a las relaciones sociales.

Los hipersexuales pueden tener problemas laborales, familiares, económicos y sociales, y no pueden evitar que su vida gire alrededor del sexo. Puede darse el caso de que, si la primera experiencia sexual fue arrolladoramente intensa, o si con la primera pareja sexual la compenetración fue totalmente positiva, la tendencia sea intentar repetir esa experiencia tan placentera una y otra vez, intentando duplicar así el clic que experimentan los drogadictos en su primera experiencia con las drogas.

img_11Y así se iniciaría probablemente la hipersexualidad en personas predispuestas. De no conseguirse el propósito de encontrar la pareja sexual perfecta, los niveles de frustración irán en aumento, y con el tiempo el efecto satisfactorio de la cópula irá disminuyendo, lo que obligará a aumentar la frecuencia de las relaciones para conseguir huir de la insatisfacción.

El efecto secundario de todo ello será que la vida social de la persona se degradará, sobretodo si formó una familia, pero también en el círculo de amistades, o en el ambiente laboral, lugar donde se pueden encontrar verdaderos "predadores sexuales" de ambos sexos (y ámbito donde existe una alarmante tendencia al acoso sexual).

SÍNTOMAS LEVES DE LA HIPERSEXUALIDAD

  • La sexualidad empieza a vivirse, no como algo que produce placer, sino al contrario, genera ansiedad y el efecto saciador tiende a desaparecer cada vez más rápido.
  • La actividad sexual pasa a ser el centro de la existencia del individuo, lo que degrada la eficacia en el trabajo y tiende a generar conflictos.
  • Se empieza a tener problemas de confianza con la pareja, la cual sospecha todo el tiempo. Además se invierte una gran cantidad de tiempo y recursos en planificar los encuentros sexuales, consumir pornografía o visitar prostíbulos/chats de sexo, lo que resta calidad a la relación de pareja.
  • El círculo de amistades disminuye puesto que todo el mundo puede ser considerado objetivo sexual, y entre los que rechazan la proposición y los que la aceptan, las probabilidades más factibles es que dejen de ser amigos del afectado a corto – medio plazo, al terminar la relación.


SÍNTOMAS GRAVES DE LA HIPERSEXUALIDAD

  • FELITIA infidelidadAl no controlar el hábito y volverse cada vez menos precavidos, el sexo se cruza con las Enfermedades de Transmisión Sexual. Las infecciones más comunes son clamidia, enfermedad inflamatoria pélvica (que en casos graves provoca infertilidad), gonorrea, herpes genital, sífilis, virus del papiloma humano (muy frecuente) o VIH.
  • Es frecuente la preferencia por mantener encuentros sexuales anónimos; de esta manera, buscan satisfacer sus deseos en lugares concretos que ofrecen contactos con desconocidos, como son los aparcamientos, los clubes de intercambio de parejas o las saunas, lo que aumenta el riesgo de encontrarse en situaciones difíciles con todo tipo de personas inestables o directamente pervertidos, abusadores o psicópatas.
  • En el caso extremo de la adicción sexual, también pueden aparecer comportamientos delictivos: muchos adictos tienen comportamientos exhibicionistas o voyeuristas. Sin olvidar los actos de abusos (tocamientos a otros sin su permiso), extralimitarse aprovechándose de estar en una situación de poder o incluso buscar relaciones sexuales con menores de edad sin consentimiento, tratar de espiar a la gente en sus habitaciones, hacer llamadas telefónicas obscenas, o cometer agresiones sexuales violentas leves o graves.
  • También es típico manejar la sexualidad como moneda de cambio, es decir, son adictos a actividades sexuales como el sexo telefónico o los prostíbulos o se ofrecen ellos mismos a cambio de dinero, favores o todo tipo de regalos.
  • Algunas veces estos comportamientos están asociados a otras adicciones como al alcohol o al abuso de ciertos medicamentos, lo que puede comprometer seriamente la salud de la persona.
 Volver a Cuerpo Sexual

Comentarios de los usuarios 

No hay comentarios todavía

Danos tu opinión sobre esta página

Debes estar registrado para poder comentar